Las cintas ribbon son creadas con tinta de cubierta de cera, resina o una combinación entre ambas, las cuales son utilizadas en impresoras de transferencia térmica.

Su aplicación es prácticamente sencilla, porque al calentarse los cabezales de la impresora, la cinta se adhiere a la superficie del papel, dejando a su paso la etiqueta, código de barra o la información que se desea imprimir.

Estos son los diferentes tipos de ribbon:

Ribbon cera:

Es el más conocido en el mercado, en su fabricación se utilizan componentes basados en cera, el acabado con el que cuenta es brilloso y suele ser el de menor precio. Es el más común para las impresoras de transferencia térmica.

Ribbon mixto (cera/resina):

Esta opción de ribbon combina ambos sustratos para ofrecer una mayor durabilidad que los ribbons de cera, pero no tan resistentes como los que contienen resina. Se adapta a una amplia variedad de necesidades de sectores como la logística y distribución.

Ribbon resina:

El ribbon con sustrato de resina es la opción perfecta para las necesidades de resistencia y durabilidad en etiquetas, capaces de soportar altas y bajas temperaturas, así como la presencia de solventes.

Las características de las cintas ribbon se adaptan a distintos sectores como tiendas, almacenes, centros comerciales, medios logísticos, transportación, industrias como químicos, laboratorios, textiles, alimentos, bebidas, ganado, cultivos, etc.


Artículo creado con información de garinetiquetas.com.